Controla la temperatura en tu trabajo

9 marzo 2020 AERAcontrol salud ambiental

¿Sabías que una temperatura inadecuada en el trabajo, provoca un descenso de la productividad?

Quizás te suene a chino, pero es una realidad como un templo. La mayoría de espacios de trabajo no toman conciencia de lo importante que es mantener una temperatura correcta. Esto significa tener un entorno agradable en invierno, pero no asfixiante y en verano el fresquito necesario, pero sin que parezca el edificio el Polo Norte. No será la primera vez que con 45ºC a la sombra, ves como alguien dentro de un edificio u oficina, tiene que ponerse una chaqueta para no morir de hipotermia.

¿Cuáles son los efectos de una temperatura incorrecta?

Si hablamos de calor excesivo en el entorno de trabajo, nos referimos a lo que se denomina estrés térmico. Este fenómeno puede producirse en verano por un uso insuficiente del aire acondicionado que no enfríe lo suficiente o incluso en invierno por un uso exagerado de la calefacción.

El estrés térmico es clave para evitar patologías y fenómenos de desvanecimientos. Aparte provoca una pérdida de concentración irremediable, que afecta significativamente a la productividad de las personas. Tres fenómenos clave que puede producir:

Síncope por calor: cuando estamos quietos o de pie durante mucho tiempo en un ambiente caluroso, el cuerpo puede sufrir caídas de tensión hasta el punto de provocar desmayos y pérdidas de conciencia.

Deshidratación: un episodio de calor extremo puede provocar un exceso de sudoración, pérdida de sales minerales y llevar a una persona a sufrir dolores de barriga y calambres musculares.

Agotamiento por calor: producto de la deshidratación, aparecen nausias, fatiga y pérdida de concentración. La única solución es bajar la temperatura corporal mediante el acceso a un entorno de ambiente sin exceso de temperatura y la ingesta de agua.

Golpe de calor: cuando la temperatura interna sube por encima de 40,5ºC, podemos sufrir un episodio grave. Esta situación que creemos únicamente de trabajos al aire libre en pleno verano, puede llegar a darse en entornos con calefacción muy alta y vistiendo ropa abrigada. Un mal uso de la calefacción en invierno es tan dañino como el día más caluroso estival.

Cabe recordar que bajar de 10ºC de temperatura, sigue siendo igualmente peligroso. El cuerpo sufre una bajada de temperatura que entumece músculos, provoca espasmos, temblores y el sistema vascular sufre alteraciones. No abuses del aire acondicionado en verano, así como procura hacer uso responsable de la calefacción en invierno para evitar este shock térmico.

¿Cómo sé qué temperatura es la ideal para mi trabajo?

La mejor respuesta? La que dicta el sentido común. No te pases de temperatura, ni frío ni calor, entre 21ºC y 24ºC, es más que suficiente.

Recuerda que según la UNE 171330, la temperatura es un parámetro de control a realizar. Mantente en unos valores adecuados para pasar tu estudio.

¿HABLAMOS SOBRE SALUD AMBIENTAL?

Agradecemos que quieras ponerte en contacto con nosotros.
Estás un paso más cerca, de hacer algo increíble por los demás.